Dando muestras de lo que es capaz el sistema cooperativo y con el propósito de otorgarle valor agregado a los productos de origen agropecuario, la Cooperativa Agrícola Ganadera Limitada de Puan está construyendo una planta de elaboración de alimentos balanceados para bovinos.

El proceso de producción, completamente computarizado y automatizado, permitirá elaborar en seis minutos, mil kilogramos de alimentos que se comercializará bajo la marca de la entidad: Lihuel, nombre de origen araucano cuyo significado quiere decir vida, existencia, aliento, ánimo.

El proyecto de esta moderna planta elaboradora de alimentos balanceados será sin dudas un hito en la historia de la cooperativa, la que ha pesar de los difíciles momentos por los que atravesó el campo renueva su apuesta al potencial productivo de la zona y a la confianza depositada por los productores asociados.

Obedeciendo a una cuestión de logística y servicios propios, la fábrica se emplaza en un predio ubicado en la intersección de las calles Cooperación y Brasil, la cual está ubicada a escasos metros de la planta de almacenaje que la cooperativa posee ya que una vez puesta en marcha se aprovechará la capacidad de ésta.

Este emprendimiento productivo, mediante el cual se transformará la materia prima con generación de valor agregado en origen obteniéndose un alimento para engorde de ganado y rodeos de tambo, es un claro ejemplo de lo que es capaz de lograr el cooperativismo y seguramente no será el único ni el último.